¿qué es
hidromiel?
 
hidromiel

Del lat. hydromĕli, del gr. ὑδρόμελι hydrómeli.

  1. masculino. Agua mezclada con miel.

Según la definición del Diccionario de la Lengua Española de la R.A.E., “hidromiel” es de género másculino. No obstante, nosotros hablamos casi siempre de “LA hidromiel”, en femenino, y dado que en el diccionario ya se incluyen términos como “cocreta” o “toballa”, no nos sentimos muy culpables por ello.

Partiendo de la base de esta definición,  quizás algo escueta, queremos contarte qué es la hidromiel para nosotros:

La hidromiel es una bebida alcohólica fermentada, elaborada a partir de una mezcla de agua y miel.

El proceso de elaboración es similar al de otras bebidas fermentadas, como el vino, la sidra, o la cerveza. Así como en vinos se parte de zumo de uva, en sidras de zumo de manzana, y en cervezas de una maceración de cereales en agua, en la elaboración de hidromiel partimos de una mezcla de agua con miel. A esta mezcla de agua rica en azúcares, se añaden las levaduras y sólo queda esperar. Estos microscópicos hongos, devoran los azúcares, multiplicándose y produciendo como productos metabólicos dióxido de carbono (CO2) y alcohol etílico (CH3CH2OH) entre muchos otros. Transcurrido el tiempo requerido por la fermentación, nuestra mezcla dulce se habrá transformado en una bebida alcohólica.

Tras fermentar este “mosto” dulce, obtenemos un gran abanico de hidromieles diferentes, para todos los gustos, dependiendo de la proporción y el tipo de miel utilizada en la mezcla inicial y de la intensidad del propio proceso de fermentación.

Así pues, dentro del conjunto de la hidromiel podemos encontrar bebidas muy diferentes, tanto en dulzor como en graduación alcohólica… ¡Encuentra el sabor que más te guste!

En la sección Nuestros Productos podrás encontrar toda nuestra selección de hidromieles, fabricadas por nosotros mismos a partir de la miel de nuestras colmenas.

En Hidromiel Rasmia, tratamos de acercar a todo el mundo esta bebida, diferente, única, con carácter y deliciosa, en toda su diversidad.

historia de la hidromiel

La hidromiel es la bebida alcohólica más antigua de la humanidad.

Los historiadores antropólogos datan la primera prueba directa de su consumo en torno al 8000 a.C a partir de restos arqueológicos de cerámicas y cuernos con restos de levaduras y polen, encontrados en China y Alemania.

La miel ha estado disponible como recurso natural antes incluso de la aparición del hombre, y ya era consumida en el Paleolítico. Varias pinturas rupestres muestran tareas de recolección de miel de colmenas silvestres, datando alguna de ellas de hasta 25.000 años atrás.

Respecto a la hidromiel, su disponibilidad en la naturaleza también se da de manera natural. La lluvia percolando en el tronco hueco de un árbol que las abejas han usado como hogar, puede dar como resultado la acumulación de agua con miel disuelta. De esta manera, la miel puede fermentar al mezclarse también con levaduras, presentes en casi todas partes: el agua, el aire…

Así pues, la mayoría de antropólogos coinciden en que ésta bebida pudo descubrirse mucho antes de las primeras pruebas de su consumo, y sin duda mucho antes de descubrir otras bebidas alcohólicas.

Lo más seguro es que se descubriese de manera aislada múltiples veces, en muchos puntos del mundo.

En la antigüedad, múltiples civilizaciones la han considerado su bebida por excelencia. Desde las culturas precolombinas en Sudamérica, pasando por Mesopotamia y el Antiguo Egipto, hasta la India y China.

Algunas culturas milenarias consideran la hidromiel una bebida de dioses  y guerreros, con cualidades divinas, energizantes y afrodisiacas. ¿Quieres probar?

hidromiel

la hidromiel es la bebida alcohólica más antigua de la humanidad.

Algunas culturas milenarias consideran la hidromiel una bebida de dioses  y guerreros, con cualidades divinas, energizantes y afrodisiacas

 

En la actualidad la hidromiel es una bebida conocida y apreciada en Estados Unidos, en  gran parte del norte y este de Europa y en algunas zonas de Asia Menor y África.
Ya en época histórica, las crónicas de su consumo son habituales en numerosas culturas. Algunas de ellas incluso hablan de la hidromiel como “la bebida de los Dioses”, y le otorgaron cualidades divinas y a menudo energizantes y afrodisiacas.

En todo el entorno mediterraneo, llegó a ser una bebida muy apreciada por griegos, romanos, fenicios, celtas, íberos…

Ya Julio César proclamó la hidromiel como su bebida predilecta.

Tras la República, el Imperio Romano expandió el cultivo de la vid y el consumo del vino hasta los límites de sus fronteras, y esto de alguna manera desplazó a la hidromiel como bebida popular. Es posible que por esta razón, la hidromiel es poco conocida actualmente en gran parte del sur de Europa.

Fuera de los límites del Imperio Romano, los vikingos y otras culturas del norte de Europa conservaron la tradición y el consumo de hidromiel. Durante la Edad Media fue consumida habitualmente, quedando registrada en numerosos documentos, cantares y poemas nórdicos.

En la actualidad sigue siendo un producto conocido y apreciado en gran parte del norte y este de Europa, así como algunas zonas de Asia Menor y África. En Estados Unidos, esta bebida ha vivido un resurgir en los últimos años, siendo muy común en algunos estados, donde mucha gente elabora de manera artesanal en sus casas para participar después en alguno de los festivales de la hidromiel, o “Mead Cups”, que se celebran anualmente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies